El Sol Ciega


Las tormentas son buenas. Cuando el viento y la oscuridad lo rodean todo por completo no queda más solución que sentarse, escuchar que te dicen los susurros de las corrientes, y pensar. Escuchar ese instinto que duerme bajo capas de piel y carne, ese espíritu al que juraste seguir hasta el fin de tus días.

Cuando pasan días lloviendo que pueden ser semanas, o semanas que pueden ser meses, un solo rayo de Sol deslumbra más que un fogonazo a quemarropa, más que el brillo de unos ojos bajo la Luna llena de verano.  Y entonces te ciegas.

Por un momento todo es tan blanco que hasta duele. No sabes que hacer, te tiemblan las manos, los pies, y hasta el pensamiento. Encuentras esa sutileza que hace perceptible lo imperceptible, visible lo invisible, y concreto lo abstracto.

El espíritu de hierro que despierta de esas noches iluminadas por las estrellas prohibidas que se venden en algún bar.  Como duele el primer fogonazo de felicidad, las agujetas de tanto reírte son abrumadoras. No se ha dicho la última palabra, y queda demasiada tela por cortar.

 

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas