En blanco

Un papel en blanco y un bolígrafo. Eso es lo que veo ahora mismo. Blanco. Blanco inmaculado que no tiene para nada algo que ver con el blanco marfil o el blanco de los folios, no. Hablo de ese blanco que te estalla en la cara cuando enciendes una luz, cuando ves el primer rayo del sol que estalla en el horizonte mientras nace el nuevo día.

Solo ves luz, nada más. Te duelen tanto los ojos que los cierras, pero sigues viendo blanco, blanco y más blanco. Hay luz por todas partes y entonces es cuando lamentas que no haya un poco de oscuridad, una gota de negro que calme el ardor que te mata la mirada. No pides ni azul, ni violeta, ni rojo, pides el negro más oscuro que exista, ese negro oscuridad digno de los estandartes.

Pero no lo ves.

Ni el bien absoluto es bueno, ni el mal aberrante es precisamente algo desagradable.  Ni eternas horas de luz que abrasen y evaporen las aguas, ni perpetuas noches oscuras que maten toda cuanta especie humana y animal que hay en el planeta.


Ese justo equilibrio. Esa gota de oscuridad que reina en tu iris partiendo el blanco de la mañana, esa oscuridad que me salva de morir ciego.



Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado