Camino por caminar

Caminando el camino a través de la perpetua noche de la oscuridad, guiado por el corazón que late sin conocer exactamente donde finalizará mi viaje. Se dice que acabará en el torbellino del tiempo atrapado en algún que otro sueño, pero soy demasiado joven para entender este tipo de cosas.

La vida pasa por delante de nosotros, y hay gente que a pesar de darse cuenta sigue que con los parpados caídos, cerrados, haciendo caso omiso de lo que ocurre justo delante de sus narices. He intentado soportar el peso del mundo sobre mis hombros, pero la vida es un juego hecho para el universo completo,  y yo solo tengo dos manos.  

Por suerte no tengo ningún plan ni tengo miedo a caminar por el borde del borde, no tengo miedo a cerrar los ojos para después abrirlos, y tengo el corazón preparado para saber que el amor es un premio a la casualidad.

Cuando cierre los ojos me habré despertado y se habrá acabado el tiempo de encontrarme a mí mismo, pero para que los cierre, todavía queda mucho camino por caminar.


Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas