En pie de Guerra



Siempre acostumbro a escribir escuchando música, y la verdad, la canción de abajo está muy relacionada con la entrada que va a continuación.

Jamás hay que tenerle miedo a la vida, ni mucho menos tenerles miedo a las personas. Eso nunca. Jamás podemos dejar que se amedrente a los ideales que laten con valor y furia en el pecho, ni se debe permitir que los intereses de una persona avasallen tu honor, tu integridad, y tus ideales. Jamás debe tolerarse.

Pueden insultarnos, pueden faltarnos al respeto delante de todo el pueblo, pueden increparnos, reírse de nosotros, pegarnos, amenazarnos, comprar abogados y pagar a la justicia, podrán manipular al mundo. Podrán clavarnos puñales, darnos pedradas, cortarnos la luz, negarnos el agua, ultrajarnos y escupirnos cuando nos vean.

Pueden hacernos todo eso y mucho más, pero jamás les bajaremos la mirada, jamás les daremos el placer de la victoria fácil, ni jamás les permitiremos que aplasten aquello por lo que luchamos, vivimos y amamos. Jamás lo permitiré.

Podrán cortarnos las manos, y entonces les daremos patadas, podrán cortarnos los pies y les escupiremos a la cara, pero jamás nos rediremos ni ahora, ni nunca. Jamás dejaremos que las Tinieblas conquisten nuestros corazones. Podremos sentirnos utilizamos, pero jamás abandonaremos.

¡Por todo eso y mucho más, seguiremos luchando por la auténtica Libertad! ¡No os tenemos miedo!




Entradas populares de este blog

No enemies

Piedra y agua

Las pilas de Nesperino