Tierraquemada


Se cierne la oscuridad sobre un mundo ya pintado de gris y donde la tierra es ceniza, donde los árboles se secaron hace años y la última gota de agua se había evaporado nada más tocar suelo. La tierra ya no lloraba porque no le quedaban más lágrimas que derramar, y la Vida huía escondiéndose debajo de las piedras para evitar ser encontrada y aniquilada.

Sonaba la cantata acompañando al diablo que cabalgaba a lomos del fuego que asolaba todas y cada una de las costas de aquel reino. Los Dioses de los Cielos hacían años, milenios, que habían tomado la decisión de no bajar más a la tierra dejándola destinada a lo que el azar quisiera.

Pasaron siglos de aquello. Los templos de culto al fuego salpicaban la faz de la tierra y los fuegos fatuos iluminaban sus cavernosas estancias, pero un día, cuando la tierra se paró y dijo que se bajaba del mundo, la Vida salió de debajo de las piedras dispuesta a morir antes de continuar viviendo de aquella manera.

Siempre es preferible morir dando batalla, que esconderte mientras te preguntas “Que hubiera pasado si…”

Entradas populares de este blog

No enemies

Ratón y mantequilla

Las pilas de Nesperino