Mar de Sueños


Me siento en la arena escuchando el mar, mientras mis dedos se pasean escribiendo tu nombre. Cierro los ojos, el viento me hace cosquillas en la nuca y el cielo comienza a caer sobre mi cabeza con la delicadeza de una pluma.

Abro los ojos de nuevo, observo la inmensidad de la tierra azul y como las olas chocan contra las rocas en una batalla que dura milenios, me centro en su sonido. Me absorto de la realidad mirando al horizonte y los diferentes tonos de azul, mientras solo escucho el aire y océano.

Respiro. Lleno mis pulmones, y una voz lejana poco a poco me trae de nuevo a la realidad, el eco que parecía lejano se acerca, y es entonces, cuando despierto de un sueño con miedo a seguir soñando.

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado