La Frontera de tu piel



Miro la sonrisa que albergas bajo la luna llena mientras tus caricias me transportan al reino de las nubes, donde la noche perpetua y estrellada conjura para traicionar al Sol evitando que éste vuelva a salir de nuevo.

Me ahogo en la frontera efímera de tu piel mientras el horizonte arde con el ocaso. Rozo cada milímetro de tu cuerpo con mis labios parándome en los rincones donde tu alma se esconde mientras desea ser encontrada. Me inflamo entre tus manos y tu pecho, mientras noto como tu pelo se enreda con el mío.

Te beso. Me besas. Nos ahogamos en nuestro propio calor mientras el tiempo se para en seco de golpe. Me miras. Te miro. Nos fundimos en las arenas del tiempo durante una centésima de segundo. Te sonrío. Me sonríes. Y despierto del sueño rogando por tenerte aunque sea tan solo por una vez.


(Perdón por no podes actualizar más a menudo el blog, pero no tengo internet en el piso y se me hace complicada la cosa. Y gracias por las más de 33.400 visitas!)

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

Dos cero dieciocho

A las bravas