Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma.


Afuera la noche oscura me cubre sin compasión alguna, negra como un abismo desde un extremo a otro de la tierra, un abismo de oscuridad perpetua que se oculta bajo las raíces de una civilización perdida y olvidada.

Pero ahí perdura levitando entre la oscuridad y la eterna caída del mundo. Ahí permanece ferozmente agarrada a los salientes de una tierra destruida y decadente. Permanece impasible sin lanzar gritos ni lamentos sufriendo todos y cada uno de los golpes del azar, permanece de pie, sangrando y muriendo, pero sin derramar ni una sola lágrima.

Sin embargo algo me dice que un día le flaquearan las fuerzas y se soltará, que caerá en el abismo oscuro que cubre la tierra de polo a polo, pero me encontrará sin miedo, sin temor, con el pecho henchido de valor y perseverancia, por que como dijo William E. Henley:

Soy el amo de mi destino, soy el capitán de mi alma.

Un alma que se niega a soltarse del saliente y caer al abismo, un alma que ha perdido un décima parte del brillo de sus ojos, para oscurecer su corazón. Desengañada con el mundo, sí, pero cada vez más preparada para enfrentarse a él.

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado