Agua


Flotar en el agua notando como la corriente acaricia tu cuerpo. Flotar en el espacio infinito mientras el ruido del silencio y el chapoteo de centenares de gotas perforan tus tímpanos y te adormecen mientras la naturaleza te rodea y te atrapa. 

Sentir frío y calor al mismo tiempo. Notar cómo te hundes y flotas mientras el tiempo se detiene a la orilla del estanque y se transforma en la tierra, y la tierra en el cielo.  Perder el norte y el sur, como cada molécula de tu cuerpo olvidándose de quien ha sido, quien es y quien será. Como cada recuerdo olvidado que se desliza y desprende de tu cuerpo dejándote vacío y lleno al mismo tiempo.

Abrir los ojos y verlo todo blanco. Notar la plata que te ciega y la presión del agua que hunde tu cuerpo. Sentir como el frío te amartilla los hombros y te olvidas de todo. Te olvidas de sentir, te olvidas de pensar, te olvidas de todo menos de lo verdaderamente importante. Niegas olvidarte de vivir, y eso, es lo que te hace verdaderamente vivo.

Entradas populares de este blog

Oído, visto y sentido

A las bravas

Alicatado